Compartir

La Corporación fuenlabreña exigirá la dimisión del consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, si no se inician las obras del centro de salud del barrio El Vivero en el plazo de tres meses.

La moción ha sido aprobada por unanimidad de todos los grupos municipales.

La construcción de este equipamiento está siendo reivindicado desde hace diez años por el Gobierno municipal. Su retraso está causando la saturación de otros centros cercanos como el de Loranca y el ubicado en la calle Francia, haciendo que en ocasiones los pacientes tengan que esperar hasta siete días para ser atendidos.

La moción exige también a la Comunidad de Madrid que recupere los niveles de inversión previos a los recortes en la sanidad madrileña.

En 2007 el Ayuntamiento cedió a la consejería una parcela de 3.270 metros cuadrados entre las calles Ernest Lluch y paseo de la Salud. Desde entonces, han sido muchas las reuniones y reivindicaciones hechas al Gobierno regional para que se construya esta dotación sanitaria.

La entonces presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, ya se comprometió a su construcción hace nueve años durante la celebración de un Consejo de Gobierno que tuvo lugar en Fuenlabrada.

La moción destaca lo infructuoso que resulta el esfuerzo previsor del Ayuntamiento que planifica con suficiente antelación las necesidades futuras de los nuevos barrios para evitar carencias y saturaciones que causan perjuicios a la ciudadanía.

Deja un comentario