Compartir

El alcalde independiente de Serranillos Del Valle, Iván Fernández, ha denunciado ante el juzgado de instrucción de Navalcarnero a Beatriz Mata. Mata es funcionaria habilitada nacional, interventora titular de Moraleja de Enmedio. También se ha denunciado a un proveedor que, en esas fechas, prestaba servicio en Moraleja de Enmedio y en la Mancomunidad de Servicios del Suroeste entre otros, ambas entidades presididas por Carlos Estrada.

Los supuestos delitos son de falsificación de documento público y privado, así como malversación de caudales públicos y prevaricación.

Los hechos se remontan al año 2012 cuando se aprobó el Real Decreto de pago a proveedores en el cual Serranillos acordó el abono a diferentes proveedores por un importe de casi tres millones de euros.

El equipo de gobierno actual detectó hace aproximadamente un año que en ese listado de pagos, aparecía uno en concreto, a un proveedor autónomo que nunca había trabajado en Serranillos, por un importe de 34.918,32 euros, y mediante una factura fechada en diciembre de 2006. «Dicha factura no existe» aseguran desde el Gobierno Municipal.

Comprobado que el pago efectuado al proveedor era irregular, se inició un procedimiento de reintegro de cobros indebidos, se pone la maquinaria a trabajar reclamándole la devolución del pago a dicho proveedor más los intereses. Un año después sin recibir respuesta por parte del supuesto proveedor, se dictó resolución acordando el embargo de sus bienes por el importe pendiente en ese momento, que entre intereses y costas ascendía a 53.000 euros.

Inmediatamente después de recibir esa notificación, el supuesto proveedor solicitó una reunión urgente con los dirigentes del Ayuntamiento para «contar todo» y reconoce que nunca trabajó en Serranillos Del Valle, que el cobró de esa factura inexistente, lo pactó con la interventora que en esas fechas trabajaba en Serranillos como acumulada, mientras era titular en Moraleja de Enmedio, para repartirse el dinero. Manifiesta que «es consciente del delito y que está dispuesto a devolver lo que se llevó, que fue, dice él, sólo una parte de ese dinero» aseguran desde el Ayuntamiento.

Dicho proveedor, hace especial hincapié en que la interventora le exigió cometer este delito para desbloquearle el pago de otra factura que, supuestamente, tenía pendiente de cobrar del Ayuntamiento de Moraleja de Enmedio.

Desde el Gobierno Local han comprobado que con cargo a aquel plan de pagos, el supuesto proveedor ha cobrado del Ayuntamiento de Serranillos del Valle y del de Moraleja de Enmedio, dos facturas de fechas similares en diciembre de 2006 e importes similares.

De confirmarse la comisión de este delito, sería algo prácticamente histórico en España ya que la figura de los interventores en un ayuntamiento es comparable a la figura de un notario, ya que son los que fiscalizan y dan fe de la contabilidad municipal, de hecho en un juicio un informe de un interventor es una prueba que un juez valora como cien por cien válida, y en este caso es la que supuestamente ha organizado el delito, lo que supondría un duro golpe al Colegio de Interventores que siempre han sido un referente de honradez y pulcritud.

“Aquí vamos a sacar todo a la luz, caiga quien caiga, sin descuidar el día a día, los que nos han metido en esto lo van a pagar…Ya pueden temblar todos los que tengan ‘trapicheos’ aquí, sean quien sean», comenta el actual alcalde, Iván Fernández.

Deja un comentario