Compartir

El Gobierno municipal ha mostrado hoy su rechazo a que el Centro de Salud de Las Olivas pase a formar parte del proyecto piloto de la Consejería de Sanidad por el que un total de 14 centros de salud de la región reducirán su horario de atención hasta las 18.30 horas.

La alcaldesa de Aranjuez, Cristina Moreno, ha explicado hoy que en la jornada de ayer, 15 de enero, recibió una carta de la Dirección Asistencial Sur de Atención Primaria en la que anunciaba la medida, que se ha tomado de forma unilateral y sin haber consultado siquiera a los ayuntamientos afectados.

“Primero nos enteramos por la prensa y después nos lo quieren vender como si nos hubiera tocado un premio”, ha denunciado hoy la alcaldesa, que ha avanzado que en los próximos días se reunirá con los responsables de la Gerencia Asistencial de Atención Primaria de la Consejería de Sanidad para trasladarles el rechazo del Gobierno municipal a esta medida “arbitraria” y “caprichosa”.

El Gobierno municipal considera que esta medida, que se anuncia como innovadora, no es más que un nuevo recorte en la atención sanitaria que reciben los ribereños, que tendrán que soportar un servicio saturado en el horario de mañana y unas urgencias saturadas, toda vez que tengan que ante cualquier incidencia tengan que trasladarse al Hospital del Tajo si el centro de salud está cerrado.

Estas medidas no esconden más que un argumento más a favor de la privatización de la sanidad en la Comunidad de Madrid”

Uno de los principales problemas a que se enfrentan los facultativos de familia es la sobrecarga asistencial a la que se enfrentan a diario y que se verá incrementada con esta medida, que supondrá a su vez un aumento en el tiempo de espera de los vecinos, así como una reducción en el tiempo que podrán dedicar los profesionales a sus pacientes.

“Muchos nos tememos que estas medidas no esconden más que un argumento más a favor de la privatización de la sanidad en la Comunidad de Madrid, a la que el PP parece no haber renunciado”, ha dicho Cristina Moreno, denunciando que el Gobierno regional quiera vender esta medida como una solicitud voluntaria por parte de los trabajadores del centro, cuando “no es más que una decisión impuesta por la consejería”.

PROPUESTA AL PLENO

La alcaldesa ha avanzado que los grupos de la izquierda en el Ayuntamiento de Aranjuez presentarán una propuesta al pleno rechazando esta medida, que supone “un nuevo ataque a uno de los servicios públicos más valorado por los ciudadanos, como es la sanidad”.
“Lo que tiene que hacer la Consejería de Sanidad es escuchar las demandas reales de los vecinos y de los profesionales, abrir el ala que mantienen cerrada en el Hospital del Tajo y dotar de más medios económicos y humanos tanto al hospital como a los centros de salud”, ha concluido.

Deja un comentario