Compartir

No dar de baja en Tráfico un coche cuando nos desprendemos de él, tratar de ahorrar unos euros dejando sin seguro al vehículo que usamos poco o abandonar una moto averiada en un polígono por no llevarla al desguace son decisiones que pueden causar muchos más problemas de lo que algunos conductores creen. Son los llamados “vehículos zombies”: coches, motos, furgonetas y camiones que circulan sin tener contratado el seguro obligatorio o que son abandonados a su suerte sin comunicarlo a la Dirección General de Tráfico.

Las consecuencias de estas prácticas pueden ser muy graves, ya que los propietarios de los “coches zombies” pueden ser sancionados con multas de hasta 3.000€. Los coches abandonados o que no circulan tampoco se libran de la obligación de contar con un seguro y pueden recibir fuertes sanciones por incumplir las normas.

Pero, sin duda, lo más grave puede suceder si el propietario del coche sin seguro causa un accidente de tráfico, ya que será él quien deba abonar todos los daños materiales y corporales derivados del siniestro, algo que puede llegar a suponer un coste de miles o de centenares de miles de euros.

No es un problema residual: las cifras alarman. Oficialmente, en España hay al menos 2,65 millones de vehículos ‘zombies’. O, dicho de otra manera: el 7,7% del parque automovilístico español no está asegurado, una proporción que se ha incrementado nada menos que un 16% en el último año.

Deja un comentario