Compartir

El V Plan Regional de Investigación Científica e Innovación Tecnológica de la Comunidad de Madrid (PRICIT) beneficiará al término de este año a cerca de 11.000 investigadores, lo que supone un 34 % de la población investigadora de la región con posibilidades reales de ser solicitantes de ayudas.

El Gobierno regional ha invertido en la quinta edición de esta iniciativa 113 millones de euros durante 2019, un crecimiento total del 222 % respecto al final de la cuarta edición (2015). El V Plan Regional de Investigación Científica e Innovación Tecnológica se puso en marcha en 2016 por parte del Ejecutivo regional para seguir revitalizando el sistema de I+D regional.

Al finalizar este ejercicio 2019, la Comunidad de Madrid habrá destinado 420 millones a ayudas para investigadores de alto nivel y jóvenes; ayudantes de investigación y técnicos de laboratorio; universidades, centros de investigación regionales, organismos públicos de investigación estatales, CSIC, fundaciones e institutos de investigación biomédica vinculados al Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), así como entidades dedicadas a la transferencia de tecnología, startups y pymes innovadoras.

INVESTIGACIÓN E INNOVACIÓN EN LA COMUNIDAD

Los siete IMDEA trabajan en las áreas de agua, alimentación, energía, nanociencia, nuevos materiales, networks (comunicaciones y computación) y software. Desde el inicio de sus actividades hasta 2018, han generado más de 4.700 artículos científicos en revistas de alto impacto, han impartido 4.600 conferencias en congresos internacionales, han obtenido 38 patentes y tienen solicitadas otras 32.

En ese periodo se han defendido 219 tesis doctorales y se elaboran otras 228. Actualmente están ejecutando 270 grandes proyectos de I+D, en los que cooperan 82 pymes, además de grandes empresas nacionales e internacionales. Los IMDEA concentran el talento de 703 investigadores.

El objetivo de IMDEA Materiales, centro que hoy ha visitado el consejero, es investigar y desarrollar nuevos materiales y sus procesos productivos, con la finalidad de impulsar la innovación y la sostenibilidad medioambiental. Actualmente investiga en aceros de alta resistencia para la construcción; en metales para imprimir en 3D motores y turbinas de avión; en polímeros resistentes al fuego y en materiales para iluminación sostenible basados en proteínas (bioled’s).

Deja un comentario