Compartir

La Comunidad de Madrid ha subvencionado diez proyectos para que ocho municipios de la región cumplan objetivos medioambientales en las zonas urbanas. Así lo expuso el pasado viernes 22 de abril la consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura, Paloma Martín, en su visita a la Universidad Nebrija, donde ha conocido la herramienta que ha desarrollado esta institución para calcular la huella de carbono asociada a los planeamientos urbanísticos.

Tras el éxito de la convocatoria, en la que se presentaron 42 solicitudes, procedentes de 32 municipios, la Dirección General de Descarbonización, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura, ya está trabajando para poder sacar antes de verano una línea de ayudas propia dotada con unos 700.000 euros.

En su intervención, la consejera ha explicado que las ayudas se han empleado en “obras destinadas a aumentar las zonas verdes, el sombreado natural o artificial de las calles, o a adecuar edificios para prevenir el exceso de calor”. “No solo ayudamos a los ayuntamientos en la planificación, sino que también les asesoramos para que impulsen proyectos dirigidos a enfriar ciudades y a que estén preparadas ante fenómenos naturales extremos como tormentas, grandes nevadas o sequías”, ha ahondado.

Actualmente se han destinado 726.662 euros, de fondos derivados del Plan Impulso al Medio Ambiente del Gobierno central, que han permitido la ejecución de diez iniciativas en ocho localidades madrileñas: dos en El Boalo, otras dos en Velilla de San Antonio, una en Paracuellos de Jarama, una en Tres Cantos, una en Boadilla del Monte, una en Miraflores de la Sierra, una en Cercedilla, y una en Talamanca de Jarama.

La Comunidad de Madrid ha trabajado con un equipo de la Universidad Nebrija para elaborar una herramienta práctica, accesible y de fácil manejo para calcular la huella de carbono asociada a los instrumentos de planeamiento urbanístico aplicable a todos los municipios de la región.

A partir de los datos básicos de los usos previstos del suelo, esta solución caracteriza las fuentes de emisión de los de gases de efecto invernadero y cuantifica consumos y factores de emisión para realizar esta operación. Como resultado final, el ayuntamiento recibe un informe específico que le ayudará en la toma de decisiones a la hora de plantear medidas para la adaptación de sus ciudades.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here