Compartir

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, acompañado del delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, y la concejala de Chamartín, Sonia Cea, ha plantado esta mañana un árbol, farolillo japonés, en los jardines de Pablo Sorozábal del distrito como símbolo de la donación de 1.400 ejemplares, la mayoría encinas, por parte de Uría y Menéndez a la ciudad de Madrid. Esta iniciativa nace del compromiso del despacho de abogados de optimizar el uso de papel al tiempo que mejora las zonas verdes de la capital, plantando un árbol por cada diez kilos de papel que ahorre.

El regidor madrileño ha destacado que este es uno “de esos proyectos que nos mejoran como ciudad”, ya que permite que “el futuro de Madrid lo construyamos entre todos”, no sólo los que tienen responsabilidades institucionales, sino también los que forman parte activa de la sociedad civil. El alcalde ha destacado el “objetivo prioritario y fundamental” que es para el Ayuntamiento que Madrid sea ”una capital verde, porque aumenta la calidad de vida y mejora el bienestar de todos los madrileños” y además, “nos permite avanzar en la lucha contra el cambio climático y alcanzar nuestros objetivos de sostenibilidad”.

Deja un comentario