Compartir

La Junta de Gobierno ha aprobado el nuevo contrato para la gestión del servicio de comidas a domicilio para, principalmente, personas mayores de 65 años que viven solas y que presentan una situación de vulnerabilidad fruto de dificultades para elaborar la comida o problemas de salud provocados por un déficit nutricional. Coincidiendo con la crisis sanitaria provocada por la COVID-19, el servicio recibió en 2020 un 17 % más de usuarios, atendiendo a 4.263 personas y en los meses puntuales de confinamiento la demanda del servicio llegó a aumentar un 40 %.

Por ello, el nuevo contrato, que depende del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social, estará dotado con 5,2 millones de euros desde el próximo 1 de diciembre hasta el 30 de noviembre de 2024, período prorrogable durante dos años, para seguir atendiendo a alrededor de 4.000 personas y tendrá capacidad para repartir en torno a 800.000 menús al año, según ha anunciado la portavoz del Gobierno municipal, Inmaculada Sanz.

Este contrato también incluye la posibilidad de ir aumentando un 5 % la capacidad de reparto cada año con el fin de seguir incrementando el número de usuarios del servicio. De hecho, el número de usuarios en 2020 se sigue manteniendo en 2021, ya que, hasta el pasado mes de mayo, el Ayuntamiento atendió a 3.830 personas dadas de alta. 

Deja un comentario