Compartir

Durante los últimos tres años, las viviendas de segunda mano han representado alrededor del 75% de las operaciones de compraventa de inmuebles a nivel nacional. Y esta es una tendencia que sigue perdurando ya que durante el primer trimestre de 2017 se realizaron en España 112.016 transacciones inmobiliarias de vivienda de segunda mano, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Madrid es la comunidad que lidera las operaciones con 15.548 transacciones, según datos del INE.

Así, podemos concluir que la mayoría de españoles optan por pisos algo más viejos o en peor estado, cuyo precio es mucho más asequible, y reformarlos por no mucho dinero. Hay que tener en cuenta que el valor medio de las transacciones inmobiliarias de viviendas de segunda mano en Madrid es de 196.283,7 euros Es por eso que reformar una vivienda antigua es la opción que muchos eligen, ya que sale más rentable que comprar una nueva. Pero esto no es algo que se limite únicamente a viviendas que la gente adquiere para vivir, sino también es posible verlo como una inversión y realizar el mismo proceso únicamente para poder alquilarlo por un precio mejor. Lo mismo está ocurriendo con viviendas que se adquieren mediante herencias o porque por algún motivo el propietario dispone de varias.

La tendencia en cuanto la compra de pisos de segunda mano se ve reflejada en la demanda de servicios de reformas integrales. El marketplace, habitissimo, nos comenta que en lo que llevamos de año la comunidad de Madrid han aumentado un 54% las peticiones de reforma de viviendas en comparación con las mismas fechas del año anterior.

Hay que tener en cuenta que reformar un piso siempre es una tarea complicada, pero la satisfacción de verlo acabado hace que valga la pena. Antes de ponernos manos a la obra, es importante, por la complejidad de estos espacios, que nos pongamos en manos de un profesional para que nos asesore sobre materiales, distribución, elementos originales de la casa que podemos dejar y los que no, para no acabar sufriendo como en  “Esta casa es una ruina”, nos comenta Jordi Ber CEO de habitissimo. Ante de iniciar una reforma de una vivienda de segunda mano hay que tener presente una serie de aspectos:

Distribución

El primer paso es planificar la distribución del piso. Ahora es el momento de cambiar el espacio original de la casa y adaptarlo a nuestras necesidades. Quizá necesitamos más habitaciones o, al contrario, menos habitaciones pero más amplias. Quizá una cocina abierta al salón es lo que siempre hemos querido… Este es el momento en el que junto con un arquitecto se debe planificar cada uno de los espacios de la casa.

Instalación eléctrica de un piso antiguo

El segundo paso que debemos tener en cuenta es el de la iluminación: una casa antigua suele presentar muchos problemas de iluminación porque el sistema eléctrico suele ser muy antiguo y no estar adaptado a las necesidades de la vida actual. Tendrás que analizar con un electricista cuáles son tus necesidades y modificar todo el sistema eléctrico, pues seguramente éste no valdrá. Aprovecha para incluir algún sistema que permita ahorrar energía.

Vigas de madera

Muchos pisos antiguos cuentan con vigas de madera y validar el estado de estas será el tercer paso en tu reforma. Deberías contar con un profesional para que valore si las vigas están en buen estado de conservación y en caso de que sea necesario, te proponga realizar algunos planes de mantenimiento y refuerzo de las mismas.

Aislamiento

El último paso, pero no por ello el menos importante es del aislamiento del piso. Es una de las inversiones más importantes que requiere la reforma de una casa pero cuando nos encontramos frente a un piso antiguo es conveniente sustituir las antiguas ventanas por otras más modernas que aíslen mejor del frío y del ruido.

Deja un comentario