Compartir

Sacar adelante un negocio de cara al público es una tarea que requiere de esfuerzo y trabajo constante. Cuando se regenta un local, ya sea de hostelería o de venta de ultramarinos, la imagen del establecimiento y la experiencia del cliente son dos factores fundamentales para causar buena impresión y conseguir que vuelva en siguientes ocasiones. Por ello, al margen de la calidad del servicio o los productos en venta, se debe tener en cuenta todo aquello que el cliente ve cuando entra en el local.

Y entre todos estos elementos, sobre todo cuando hablamos de los mencionados negocios de hostelería o venta de alimentos, destacan dos: la televisión y el armario refrigerador. ¿Por qué? Porque uno es un elemento de entretenimiento, y el otro es un medio por el que mostrar al cliente el producto que se vende o que se va a servir a la mesa. En tiendas online como Kyeroo es posible encontrar televisores LG al mejor precio. En este enlace puedes encontrar ofertas en televisores LG para hacerte con uno barato.

Una televisión, distracción en el tiempo de espera

Es importante contar con elementos que atraigan la vista de los clientes y les permitan permanecer entretenidos mientras esperan su turno. Es en este punto donde una TV juega un papel clave. Pongamos el ejemplo de una carnicería, un establecimiento en el que, en horas punta, puede generarse cola de clientes que obligue a los últimos a esperar para ser atendidos. ¿Cómo mantenerlos dentro de la tienda? Con un televisor

Otro ejemplo, quizá el más conocido, es el caso de un bar o cafetería. Se trata de locales a los que los clientes acuden en todas las franjas horarias, ya sea para desayunar, comer, cenar o tomar algo rápido mientras charlan con los amigos. En todos estos casos, un televisor puede jugar un papel fundamental. Si los clientes entran solos tendrán un punto de referencia en el que fijarse mientras toman su café, mientras que si van acompañados, pueden servirse de lo que ven para tener tema de conversación.

¿Qué televisión es mejor para cada negocio?

Poner una televisión en un negocio es una forma de mantener con vida el establecimiento por sus variados beneficios. Para empezar, es un medio que cumple funciones de entretenimiento e información. Desde los concursos televisivos hasta los programas informativos, existen opciones de contenido ideales para poner en la televisión mientras los clientes entrar a un negocio, toman un café o esperan su turno. Eso sí, no todos los modelos valen para todos los casos.

¿Un bar de deportes? Televisión grande

Si diriges un bar o una cafetería cuya principal fuente de negocio es atraer a los clientes que gustan de ver deportes por la televisión, sobre todo los partidos de fútbol de cada fin de semana, la solución es fácil: una televisión grande, como una LG OLED77C8PLA de 77 pulgadas. Es un modelo óptimo para que todos los clientes puedan observarla desde cualquier posición y disfrutar el partido con una buena calidad de imagen y sonido. 

¿Un negocio de venta de ultramarinos? Televisión pequeña

Si el objetivo es mantener entretenidos a los clientes en un negocio de venta de alimentos, donde pueden generarse colas en determinados momentos, la alternativa ideal es una televisión de reducidas dimensiones o, en su defecto, no tan grande como la de 77 pulgadas. Una LG 32LK6100PLB de 32 podría ser una opción perfecta, dado que la intención es distraer al cliente por un unos minutos, mientras espera, no mantenerle dentro del local por un tiempo prolongado.

La importancia de una vitrina refrigerada 

En cualquiera de los ejemplos anteriores, al igual que la televisión, una vitrina refrigerada cobra especial importancia. Si quieres encontrar vitrinas expositoras refrigeradas pequeñas para tu negocio, puedes hacer clic aquí. Se trata del catálogo de Fibraclim, una tienda online donde encontrar las mejores ofertas en vitrinas de diferentes tamaños y capacidades.

¿Qué es una vitrina refrigerada? Es un equipo de refrigeración que sirve para mantener a baja temperatura alimentos o platos fríos y, al mismo tiempo, exponerlos de cara al público. Además de en locales de hostelería, es habitual encontrarlas en otros establecimientos como en supermercado, o incluso en comedores. Generalmente su función es mantener los productos a una temperatura de entre 7ºC y 10ºC. 

Las principales ventajas de una vitrina refrigerada

Contar con una vitrina refrigerada conlleva una serie de beneficios destacables para tu negocio. Para empezar, conservan los alimentos en un óptimo estado gracias a la baja temperatura, un factor fundamental para su calidad, y permiten que el servicio sea más ágil y rápido. Además, se trata de equipos con una larga durabilidad gracias a su estructura de acero inoxidable.

En este sentido, la tecnología de las vitrinas ha evolucionado en los últimos años para conseguir un resultado más eficiente y respetuoso con el medio ambiente. En cuanto a su cuidado, son muy fáciles de limpiar y ocupan poco espacio en el establecimiento, por lo que son una opción ideal que aúna funcionalidad y comodidad. En definitiva, son ventajas y cualidades que hacen de las vitrinas refrigeradas elementos que mejoran la imagen del negocio de cara al cliente.

Deja un comentario