Compartir

¿Quién no ha soñado con tener un armario perfecto, donde cada prenda tenga su lugar, sin que parezca siempre lleno y donde cada hueco esté bien aprovechado? “El armario y su orden hablan de las personas más que la ropa que llevan puesta. Es un micromundo en el que las cosas se organizan a su manera” explican desde Anaquel Armarios, quienes llevan más de 25 años diseñando armarios a medida para cumplir con las necesidades de cada usuario.

Pese a que hoy en día se aprovechan épocas de rebajas, celebraciones o incluso caprichos para llenarlos, lo cierto es que un armario en muchos casos contiene piezas del pasado en forma de recuerdo que nunca saldrán de ellos. Bolsos regalados, el primer traje comprado con el sueldo, el jersey regalado por alguien…sin incluir aquí el fetiche de bolsos y zapatos.

La forma en la que cada cual organiza su armario es un reflejo de ssu personalidad. La ventaja de diseñar uno a medida es que, en realidad, al final acaban siendo mucho más útiles. Baldas, barras o cajones al final de verdad se aprovecharán. De ahí que cada vez haya más personas dispuestas a invertir en el diseño personal de este espacio del dormitorio.

“Parece que es lógico invertir en una cómoda de tal diseño o por una cama y cabecero, pero hasta hace relativamente poco, los armarios eran algo que, si venían con la vivienda, eran los que eran, o no se pensaba en ellos como complemento decorativo. Hoy, con cristales, distintas maderas, acabados o diseños interiores que de verdad responden al estilo de vida de cada persona y con acabados que son fiel reflejo de lo que el cliente quiere, es lo que de verdad da personalidad a las estancias” explican desde Anaquel Armarios.

¿Qué se lleva hoy en día?

Mientrass que antes se buscaba que pasaran casi desapercibidos, hoy en día sirven como parte de la decoración. Cuando las habitaciones son muy claras, se empieza a apostar por acabados lacados en oscuro que dan una sensación de modernidad y elegancia que gusta mucho.

En viviendas pequeñas, hacerlos casi invisibles suele ser clave para conseguir agrandar espacios, así como incluso jugar a que parezcan ventanas con la combinación de cristal y madera.

Las puertas, más allá de ser correderas o de apertura, cobran verdadero protagonismo gracias a los tiradores, a los que hoy se les puede aportar color, forma e incluso diseños antes impensables.

¿Por qué no jugar con texturas? Lacado, efecto madera, espejo o vídrio, todo vale para que de verdad.

Todo vale en el mundo del armario porque cada persona, tiene su propio universo y forma de gestionar su orden.

Deja un comentario