Compartir

La limpieza de comunidades en Madrid es una tarea que puede resultar complicada, por lo que lo ideal es contratar a un tercero para que la realice de forma correcta, tanto dentro del edificio como en el exterior.

Las zonas verdes que tenga la comunidad deben mantenerse pulcras, porque son espacios que los residentes generalmente usan para distracción y ocio.

Por eso, una empresa de limpieza es la mejor opción para tener todas las áreas limpias. A la hora de elegir una compañía se debe tener en cuenta los equipos y el personal especializado que la compañía tenga a disposición para las necesidades de la comunidad.

Por ejemplo, si en los exteriores de la comunidad hay piscina, la empresa de limpieza debería ofrecer el servicio profesional de higienizarla y limpiarla. Para esto se requiere empleados calificados, expertos en piscina, que no solo saquen las hojas secas del agua.

Los pisos de las zonas externas son diferentes a los internos. La limpieza de comunidades en Madrid debe tener en cuenta este aspecto. Será necesario, para un trabajo de calidad usar máquinas con agua a presión para sacar la suciedad que suele ser profunda. Generalmente en estas viviendas hay colillas de cigarrillos, papeles, chicles y cualquier otro desecho pequeño generado por el paso de los residentes.

El mantenimiento y limpieza de jardines también es importante en la limpieza de comunidades de Madrid. El personal que se encargue de esta tarea debe ser especializado, conocer las plantas y arbustos para poder realizar la poda correctamente. Así como, el cambio de plantas de temporada, resiembras o la escarificación del césped.

En cuanto a las zonas deportivas y parques infantiles, es necesaria una revisión regular del estado de estos espacios, ya que el suelo y los materiales se desgastan con más frecuencia y es importante verificar la oxidación de los equipos de metal instalados.

Para la limpieza de garajes, la compañía de limpieza debe contar con maquinarias y productos especiales para los suelos, que generalmente están cubiertos de aceite y otros fluidos de los coches.

Y en lo más alto está la azotea. No todas las comunidades tienen una y no todas son de uso común. Pero, si lo es y está descubierta, necesitará atención especial para retirar manchas generadas por el sol y la lluvia. La limpieza en comunidades de Madrid no es cosa de una escoba y un detergente. Es necesario el uso de conocimiento, técnica, maquinarias y habilidades del equipo para que el edificio se vea pulcro y no baje su valor en el mercado.

Deja un comentario