Compartir

Gracias a www.rapidos24.es obtener préstamos en cuestión de minutos es sumamente fácil.

De esa manera, cubrir en seguida las principales necesidades o tener a la mano el dinero requerido para algún proyecto ya es un hecho.

No obstante, se tiende a destinar el dinero en actividades que no estaban dentro de los objetivos de la solicitud del préstamo, o peor aún, unir el dinero propio con los activos del negocio.

Para prevenir esa situación, en esta ocasión traemos 5 consejos que permitirán mantener en separado las finanzas personales de los de la empresa para así evitar desastres económicos que a la larga pueden traer consecuencias irreparables.

  1. Evitar la adquisición de deudas

En primer lugar, lo que debemos hacer es no contraer más deudas. Es decir, utilizar todas las alternativas y opciones para no seguir sumando obligaciones. Esto no significa que jamás podamos adquirir una que otra deuda, debemos procurar no hacerlo hasta que las cuentas y cálculos de la compañía o negocio reflejen que se están produciendo ganancias de manera firme que faculten pagar.

  1. Contar con dos cuentas de ahorro

Antes de comenzar un negocio, es recomendable abrir una cuenta de ahorro, así contaremos con dos cuentas, una propia y otra exclusivamente para la empresa.

Poseer dos cuentas de ahorro no sólo ayudará considerablemente a evitar mezclar los activos personales con los de la empresa, sino que también, al momento de que sea necesario trasladar dinero de una cuenta a otra mediante transferencia bancaria, no será indispensable justificarlas ni declararlas ante hacienda. El motivo se debe a que este tipo de transferencias no son consideradas como un ingreso.

  1. Duplicar el nivel de ahorro

En realidad no se trata únicamente de duplicar el nivel de ahorro, básicamente es aumentar la capacidad de ahorro. Ello implica duplicar, triplicar y hasta más el ahorro. En consecuencia, es menester gastar lo necesario, en lo que realmente vale la pena.

Es importante llevar a cabo este consejo dado a que cualquier negocio está expuesto a sufrir períodos de abundancia como de decadencia. Este último es al que hay que tenerle cuidado puesto que no sabemos si en un futuro contaremos con los recursos propios para pagar cualquier improvisto que surja del negocio.

  1. Realizar un presupuesto personal

Quizás esta recomendación es muy repetitiva, solemos escucharla casi que en todas partes y en cualquier problema económico. Pero es una de las más importantes gracias a los resultados positivos que se consiguen, de allí su popularidad.

En este sentido, lo mejor que podemos hacer es diseñar un presupuesto, es decir, uno para el negocio y otro personal. De esa manera veremos plasmados los ingresos y egresos tanto personales como los del negocio.

Es fundamental recordar que no basta con sólo hacerlo, la idea es cumplirlos en su totalidad.

  1. Crear un fondo de emergencia

En la manera abajo no hará falta utilizar el dinero del negocio al tiempo que este va formando ganancias, o en su defecto, acudir a los préstamos en 10 minutos.

La manera de no mezclar los activos personales con los del negocio es realizando un fondo de emergencia que corresponda a más o menos 6 meses de nuestros gastos mensuales.

Deja un comentario