Compartir

A la hora de escoger una tarima de exterior las personas tienden a dividirse en dos grupos bien diferenciados: quienes no dan demasiada importancia al asunto y solo quieren poner cualquier cosa, lo más barata posible, y quienes desean instalar una tarima duradera y de calidad, aunque no por ello van a preferir pagar más.

Está claro cuál es el elemento común en ambos casos, y es que no hay mucha gente que pudiendo pagar menos prefiera pagar más solo por pagar más. La diferencia, sin embargo, es que los primeros, como no tienen mayor interés, eligen una tarima cualquiera, por ser barata, y no se complican. Los segundos, por el contrario, optarán por informarse aunque sea un poco más y buscar una relación calidad-precio que les compense. A largo plazo, estos habrán resuelto la cuestión y tendrán un patio, jardín o terraza bonito y en buen estado, mientras que los otros tendrán que cambiar aquella tarima que salía tan bien de precio, puede que gastando más de lo que ahorraron y teniendo que sufrir quebraderos de cabeza innecesarios, porque se habrá echado a perder por completo.

De este modo, es muy importante recurrir a vendedores que ofrezcan productos de calidad a precios atractivos. Porque ahorrar ahora recortando en los materiales o en la instalación de la tarima solo servirá para pagar más en el futuro. Es importante saber a quiénes están contratando, asegurándote de recurrir a compañías que cuenten con una trayectoria impecable y buenas referencias, que ofrezcan garantías y permitan comprobar que el origen, así como la fabricación, de sus materiales y la cualificación de los instaladores y otro personal a su servicio, cumplen los estándares adecuados de calidad y procedencia.

 

Aparte, hay diferentes tipos de tarimas de exterior, cada una con sus pros y sus contras, si bien todas pueden durar bastante y satisfacer tus necesidades, si son buenas y se instalan correctamente; siendo esto último la razón por la que es tan determinante quién provea el servicio de instalación, ya que si los materiales son de calidad pero se instalan de forma incorrecta, la vida útil de tu tarima se reducirá de manera drástica. En lo que respecta a los materiales empleados, tornillos y grapas han de ser de acero inoxidable, los rastreles de madera tropical, y los adhesivos cumplir la normativa D4. Los instaladores cualificados son profesionales con los conocimientos necesarios para llevar a cabo la instalación con garantías. Menospreciar este trabajo es un grave error que más de un “manitas” comete, y es que a no ser que sepas muy bien lo que haces, será mejor que te pongas en manos de personal debidamente preparado para ello.

Sobre los tipos de tarima que existen, a pesar de que no hay un consenso absoluto, podemos asegurar que comprar tarima ipe es una opción muy buena, ya que esta madera se adapta de maravilla a cambios de humedad ambiental que deformarían otros materiales, sobre todo si la clamatología no es perfecta. En cualquier caso, elijas el tipo de tarima que elijas, asegúrate de que ofrece garantías contra la humedad. En términos generales podemos hablar, primero, de tarimas de madera macizas, divididas entre maderas tropicales (destacando el Ipe entre ellas), que presentan esa resistencia tan valiosa a las fluctuaciones ambientales, y maderas coniferas (como el pino), que siempre deben estar fijadas por medio de tornillos ya que su mayor capacidad de absorción de la humedad supone mayores movimientos, sin duda, estas últimas son menos recomendables para nuestro clima. Ya que requieren de un tratamiento previo para poder resistir las inclemencias del exterior.

 

El otro tipo de tarimas, a menudo más baratas no tan bonitas pero más resistentes, son las tarimas sintéticas, que no requieren tratamiento especial de mantenimiento al estar hechas con virutas de madera blanda mezcladas con PVC. El precio es más variable dependiendo de su composición, que influye bastante pese a no ser el único factor relevante al establecer los precios de tarimas de exteriores.

En todo caso, uniendo las cuestiones de qué empresa contratar y qué tarima escoger, las buenas compañías, como es el caso de IpeMaderas no se limitan a ofrecer materiales e instaladores de confianza, sino que prestan un servicio completo asesorándote para ayudar a determinar cuál es el tipo de tarima exterior que mejor se adapta a tus necesidades. Y es que hay muchas cosas a tener en cuenta, tanto acerca del uso que le darás, como de tus preferencias estéticas y prácticas, y de las condiciones climáticas a que vaya a verse sometida la tarima.

Deja un comentario