Compartir

El mundo de la venta de juguetes eróticos es uno de los sectores que ha tenido un crecimiento continuo por encima del 18% anual gracias a la irrupción de internet y a la fidelidad de los clientes satisfechos

La industria de los sex shop está en auge. A diferencia de muchos otros sectores económicos, la industria de venta de artículos eróticos no ha sufrido los estragos de la crisis económica de los últimos años. De hecho, ha sido todo lo contrario, ya que ha registrado en este periodo crecimientos estables y continuos. La consolidación del comercio electrónico como canal de venta online ha propiciado que, según revelan diversos estudios, el negocio haya tenido unos crecimientos anuales que oscilan entre el 18% y el 25%, tal y como coinciden en señalar desde la tienda erótica Harmony, en la que se comercializan los vibradores Fun Factory.

 

Los motivos que han propiciado este despegue de la industria del sex shop son muy variados y diversos. Por un lado, está la pérdida de las connotaciones negativas que tenía este tipo de negocios en la década de los 90. La visión de locales oscuros y ubicados en malas zonas ha cambiado por completo, convirtiéndose en la actualidad en espacios de diseño y con una imagen muy cuidada y agradable, donde poder adquirir productos para disfrutar del sexo y del erotismo con total confianza.

 

Este disfrute del sexo es también otro de los factores que han propiciado el despegue económico de la industria. El sexo ya no es un tema tabú en la sociedad y la compra de juguetes eróticos puede formar parte del día a día de cualquier pareja o grupo de amigos. Las personas hablan de su sexualidad, comentan experiencias e incluso se recomiendan juguetes eróticos: El contexto actual propicia que la compra de artículos eróticos sea considerada como algo normal e incluso como algo de lo que se pueda presumir delante de los amigos.

 

No obstante, un factor determinante en el crecimiento de esta industria ha sido internet y el impulso que ha dado la comercialización de estos productos a través de los canales online. Este canal aporta a las personas más reservadas la privacidad necesaria a la hora de adquirir este tipo de productos. Además, el canal online también reúne en los diferentes e-commerces una mayor amplitud de productos y artículos, lo que puede satisfacer aún más a los clientes que están interesados en adquirir algún producto.

En cuanto a los productos que se venden, la amplia variedad de los mismos también es otro de los factores que ha influido en el buen momento en el que se encuentra el sector. Ahora el sex shop es un espacio para todas las personas, independientemente del género, la edad o la orientación sexual. La industria de los fabricantes ha ampliado sus miras y ofrece tal cantidad de artículos que garantizan que cualquier persona puede encontrar el que mejor se adapte a sus intereses.

 

En cuanto al número de ventas, los productos más demandados siguen siendo los juguetes eróticos, y entre ellos, los vibradores son los más solicitados como los vibradores Fun Factory. La inversión en innovación realizada por los fabricantes ha hecho que haya disponibles vibradores muy variados en los que colores, formas y tamaños se mezclan para dar el mayor placer a las personas que lo compran. Junto a los vibradores, los consoladores también siguen teniendo una gran acogida gracias a la fabricación con materiales de un tacto excelente.

 

No obstante, la venta de cosmética erótica ha ganado terreno en los últimos años debido a la normalización de su uso que se ha producido en los últimos años. En este sentido, los geles de placer son uno de los productos que más demanda tienen, seguido por los lubricantes y los artículos para dar masajes eróticos.

También la ropa erótica es otro de los apartados del negocio de los sex shop que han visto incrementar sus ventas en los últimos años. La calidad de la lencería y su sofisticación han hecho que los sex shop también tengan a la venta sujetadores sexy y lencería erótica de calidad. A ello también hay que añadir la denominada ropa fetiche con la que los compradores pueden hacer realidad sus fantasías.

 

La importancia de la fidelización

Un factor importante en este negocio es la fidelización y el trabajo de postventa realizado por los sex shop. De hecho, la industria del sex shop tiene un grado de fidelización altísimo, por lo que los negocios que más éxito tienen en este ámbito son los que ofrecen al cliente la posibilidad de comunicarse con alguien físico, ya sea cara a cara o por email, chat, teléfono,… De hecho y como coinciden en señalar los profesionales del sector, la importancia de que el cliente tenga una experiencia satisfactoria es mucho más importante en este sector que en cualquier otro.

Deja un comentario