Compartir

«A los españoles nos va bien cuando viajamos juntos en el mismo tren y nos va mejor porque llegamos más lejos y, con este nuevo AVE, además reducimos distancias», ha indicado Rajoy en la estación de AVE de Castellón de la Plana. El jefe del Ejecutivo ha realizado el recorrido Madrid-Valencia-Castellón, que comienza su servicio comercial mañana. La oferta diaria de plazas entre Madrid y Castellón se cuadruplica, con un total de 2.550 asientos en día laborable, y el tiempo de viaje se reduce en 37 minutos, hasta las dos horas y media.

A juicio del presidente del Gobierno, se ha demostrado que el Estado de bienestar es compatible con la estabilidad presupuestaria y con la gestión eficaz y eficiente de los recursos públicos y la modernización de España. «Y esta modernización tiene en la Alta Velocidad ferroviaria una referencia mundial», ha afirmado Rajoy, para quien el AVE es «una infraestructura estratégica y, además, una inversión productiva», ya que contribuye a la vertebración territorial, la cohesión social y la dinamización económica.

Las infraestructuras, ha agregado, facilitan la vida de los ciudadanos y aumentan el atractivo de España, un país que obtiene más de 10% de su PIB del turismo. «Los grandes proyectos integradores son los que han dado estabilidad y han hecho próspera a España», ha manifestado.

 

El Corredor Mediterráneo, un proyecto de Estado

Pool Moncloa/Diego CrespoEl jefe del Ejecutivo ha explicado que el servicio de AVE entre Madrid y Castellón ha supuesto la implantación de un tercer carril sobre una de las vías ya existentes, con un presupuesto de 178 millones de euros. En una fase posterior se construirá una nueva plataforma de doble vía entre Valencia y Castellón para separar los tráficos de alta velocidad del resto, para lo que se invertirán 1.170 millones.

Estas actuaciones, ha añadido, forman parte del Corredor Mediterráneo, «un proyecto de Estado vital para nuestro país». Esta infraestructura multimodal, viaria y ferroviaria, conectará empresas, puertos y aeropuertos del Mediterráneo, desde Algeciras hasta la frontera con Francia, con una inversión total de 22.000 millones de euros, de los que ya se ha ejecutado el 62%. «Estamos trabajando en todos los tramos y contamos con financiación suficiente para hacer frente a todos los compromisos», ha asegurado Rajoy.

 

Impulso del AVE y el transporte de mercancías

En opinión del presidente, el nuevo servicio de AVE es también una «muestra tangible del impulso del Gobierno a la Alta Velocidad ferroviaria», como reflejan los otros tramos cuyas obras finalizarán o entrarán en servicio este año: Venta de Baños (Palencia)-Burgos; Zamora-Pedralba de la Pradería (Corredor a Galicia); Chamartín-Torrejón de Velasco (Madrid); Monforte del Cid (Alicante)-Murcia. Además, otras dos actuaciones del Corredor Mediterráneo ya están en pruebas: Antequera-Granada y Tarragona-Vandellós.

Pool Moncloa/Diego CrespoDentro del ámbito ferroviario, Rajoy también ha subrayado los esfuerzos para mejorar el servicio de Cercanías y ha recordado que el Consejo de Ministros del pasado 15 de diciembre aprobó el listado de servicios declarados como obligaciones de servicio público, cuya prestación garantiza el Estado financiando su déficit de explotación.

Incrementar la cuota del transporte de mercancías por ferrocarril es otro de los grandes objetivos del Gobierno en este terreno. «El mecanismo que hemos puesto en marcha para conseguirlo es el Fondo Financiero de Accesibilidad Terrestre Portuaria, que contempla un volumen total de inversión de 1.418 millones de euros», ha indicado.

Y en cuanto a las infraestructuras viarias, el jefe del Ejecutivo ha recordado que el ya iniciado Plan Extraordinario de Inversiones en Carreteras va a movilizar 5.000 millones de euros para acometer actuaciones sobre más de 2.000 kilómetros en los próximos cuatro años. Esta iniciativa generará, además, 189.000 puestos de trabajo y un retorno fiscal de unos 3.000 millones de euros.

Deja un comentario