Compartir

Durante su intervención en la sesión de control al Gobierno celebrada en el Senado, Mariano Rajoy ha reiterado que se niega a autorizar la convocatoria de un referéndum que liquida la soberanía nacional en Cataluña porque «así lo dice la Constitución, las leyes y el sentido común». Además, ha asegurado que el Estado pagó los vencimientos de deuda y el déficit de esa comunidad, para evitar su quiebra, con el fin de que se pudieran cubrir los servicios públicos, pagar a los proveedores y que los ciudadanos de Cataluña no salieran perjudicados.

Rajoy ha respondido así al senador del Grupo Parlamentario Nacionalista (GPN), Josep Lluís Cleries, quien le ha acusado de impedir la democracia y abandonar a los catalanes.

El presidente ha insistido en que comunicó al presidente catalán, Carles Puigdemont, que «no podía negociar el referéndum porque el referéndum es innegociable». Además, ha pedido a Cleries que no hable de democracia, libertad y derechos humanos cuando el PDeCat ha intentado en dos sesiones parlamentarias liquidar la Constitución Española, el Estatuto de Cataluña y todos los principios que eran la base de la legalidad, el más importante la soberanía nacional.

A su juicio, los independentistas también han atentado contra los derechos de los diputados del Parlament, «que no pudieron defender sus posiciones en esos debates», y ahora «amenazan a los alcaldes que están en contra de sus planteamientos, como hizo ayer el señor Puigdemont».

«Ustedes han dividido al Parlamento de Cataluña y a la sociedad catalana. Y ahora están amenazando a periódicos y a alcaldes por negarse a ponerse a las órdenes de sus señorías», ha subrayado el presidente.

Deja un comentario