Compartir

Después de que el pasado mes de diciembre, el gobierno de Daniel Pérez Muñoz lograra un hecho histórico para la localidad como es la aprobación provisional en pleno de unas nuevas normas urbanísticas, ahora la historia se repite, y estas normas deberán de nuevo ser aprobadas provisionalmente en el pleno de la corporación.

El motivo no es otro que dos recientes sentencias judiciales que afectan al planeamiento urbanístico de dos municipios vecinos, como son Boadilla del Monte y Manzanares, y a las que Galapagar debe ahora adecuarse. Tal y como explica el regidor galapagueño, Daniel Pérez Muñoz, “son unos trámites que obligan a retrotraer las actuaciones en el expediente de modificación de las normas de suelo urbano de Galapagar, para aportar nuevos informes y modificaciones a los que obligan estas recientes sentencias. Estos cambios lógicamente deberán ser llevados de nuevo a la aprobación del pleno para su posterior aprobación en el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid”.

Espera el Alcalde que esta situación “no sea más que un pequeño paréntesis en este importante trámite que tan beneficioso es para los vecinos de Galapagar, por lo que –asegura- confiamos que, al igual que ocurriera en el mes de diciembre, volvamos a contar con la mayoría necesaria para aprobarlas provisionalmente”. Recuerda el regidor que la oposición de Galapagar tiene ante sí una nueva oportunidad de demostrar su interés por el futuro de nuestro pueblo “esta actualización de normas, permitirá mejorar la estética, la accesibilidad y favorecer la implantación de pequeñas y medianas empresas en el municipio. Todo ello modificando los usos del suelo pero sin realizar clasificación alguna del suelo, es decir, ni una sola vivienda más y ni un solo metro cuadrado más de suelo urbano”.

Sobre la actualización de normas en Galapagar

Se trata de un texto elaborado por los técnicos municipales, sin tintes políticos y que recopila en un solo documento todas las normas y pequeñas modificaciones puntuales que se han llevado a cabo en los últimos 40 años en Galapagar. Al mismo tiempo, este documento supone la actualización de las normas, acordes al siglo XXI y a una población de más de 30.000 habitantes. Galapagar contará así con unas normas renovadas, frente a las obsoletas normas que, por ejemplo, dejaban en un limbo legal a empresas del municipio que se han creado en los últimos 40 años, como ocurre con las residencias de ancianos o las escuelas infantiles.

Precisamente lo que contemplan las nuevas normas es una actualización de los usos, permitiendo así la implantación de pequeñas y medianas empresas en la localidad que hasta ahora no podían establecerse, favoreciendo con ello la generación de empresas en el municipio con el consiguiente fomento del empleo y la generación de riqueza para el municipio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here