Compartir

El Ayuntamiento de Las Rozas, a través de la Concejalía de Medio Ambiente, está llevando a cabo estos días un método de control biológico de plagas con el objetivo de reducir el impacto de la oruga procesionaria en las zonas verdes del municipio. De este modo se reduce el uso de insecticidas y se apuesta por los depredadores naturales de este tipo de plagas.

Se colocarán trampas de feromonas para capturar masivamente a las mariposas masculinas y evitar la fecundación

Así, en estos días se están instalando trampas de feromonas con el objetivo de atraer y capturar el mayor número posible de mariposas macho y reducir la posibilidad de encuentro entre machos y hembras. Estas trampas permiten entrar a las mariposas pero no salir. Con esto se consigue una disminución muy significativa de la población de hembras fecundadas, y por lo tanto, se notablemente su población.
La procesionaria del pino es uno de los insectos que causa mayores problemas en bosques de pinos de la zona mediterránea, tanto en las poblaciones de árboles por la afección de la propia plaga como en los humanos y animales en la época de verano debido al poder urticante de sus orugas.

Cajas nido para páridos y murciélagos

Dentro del objetivo de reducción de esta plaga en las zonas verdes de Las Rozas, también se ha llevado a cabo la colocación en la Dehesa de Navalcarbón de 100 cajas nido para fijar a largo plazo las poblaciones de páridos (herrerillos y carboneros), así como 10 cajas refugio de murciélago, principales predadores de la procesionaria.
Aunque la procesionaria tiene pocos predadores, los carboneros y los herrerillos, que conviven con nosotros durante todo el año, son sus mayores predadores. Además, los murciélagos también depredan sobre las polillas nocturnas de la procesionaria. Las polillas de procesionaria emergen coincidiendo con la época de cría y acumulación de reservas del murciélago para pasar el invierno.

Deja un comentario