Compartir

El objetivo del Gobierno de Alcorcón y la solicitud de fondos europeos es la instalación de 46 contenedores marrones para extender la separación en origen del residuo orgánico a los hogares, a la vez que se promueve una cultura en la gestión de esta fracción para garantizar su calidad en la recogida y posterior tratamiento.

En este sentido, la solicitud también contempla la financiación de 10.915 receptáculos de 10 litros para facilitar la separación del residuo orgánico en los hogares de los vecinos, así como 10.915 rollos de 20 bolsas compostables para mejorar la calidad del residuo depositado.

“Uno de los grandes retos de la gestión de los residuos es la separación en origen, la recogida y el reciclaje del residuo orgánico. Tras los primeros pasos dados con las pruebas del contenedor marrón y la instalación de las composteras comunitarias, solicitamos estos fondos europeos para extender el quinto contenedor a más puntos de la ciudad. Cumplimos así con las obligaciones legales a este respecto, pero también con nuestro compromiso ecológico de reducir los residuos que llevamos a vertedero”, ha explicado Jesús Santos, segundo teniente de alcalde y presidente de ESMASA.

La instalación del quinto contenedor era uno de los retos que desde ESMASA resaltaban como prioritario a la hora de explicar la instalación del nuevo sistema de carga bilateral. La flexibilidad del nuevo sistema de recogida permitirá que la incorporación de los nuevos puntos de depósito sea más barata, rápida y adaptable a las necesidades de la ciudad.

Una de las prioridades en gestión de residuos durante esta legislatura ha sido abordar la recogida separada y el posterior tratamiento del residuo orgánico.

En octubre de 2020 se lanzó el proyecto “REUTILIZA”, que empezó a tratar 50 toneladas originados en los mercadillos de la ciudad y los restos proveniente de los trabajos de poda, siega y desbroces. También hubo que abordar la extensión doméstica, para lo que en junio de 2021 se puso en marcha la experiencia piloto con 12 contenedores con llave personalizada en la que los vecinos pudieron inscribirse para participar.

Desde enero de 2022 se ha procedido a la apertura progresiva de composteras comunitarias en los barrios, con el objetivo de acercar la valorización del orgánico y fomentar la cultura y la capacidad de tratamiento de este residuo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here