Compartir

El Ayuntamiento ha incluido estas iniciativas dentro de un paquete de medidas fiscales para hacer frente al impacto económico y social que prevé cambios en las ordenanzas fiscales y reformulación del presupuesto para atender especialmente a la infancia y las personas mayores

El Ayuntamiento de Fuenlabrada pondrá en marcha una serie de medidas fiscales inmediatas para afrontar el impacto económico y social provocado por la crisis sanitaria del coronavirus y ayudar a las familias, y para dar liquidez a los autónomos y a las empresas.

Todas estas iniciativas se enmarcan en el paquete de medidas económicas que prepara el Ayuntamiento de Fuenlabrada para hacer frente al nuevo escenario generado por la pandemia del COVID-19.

Así, se amplía el actual período voluntario de pago del Impuesto de Vehículos y la Tasa de Vados, que concluirá el próximo 1 de junio en vez del 30 de abril previsto inicialmente. El cargo de los recibos domiciliados no se realizará precisamente hasta el mes de junio.

Además, el primer plazo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) no se pondrá al cobro hasta el mes de junio.

Por otra parte, se flexibilizará mediante aplazamientos y fraccionamientos el pago de tributos para autónomos y PYMES de la ciudad con el objetivo de reforzar su liquidez.

Además y mientras esté vigente el Estado de Alarma, se suspende el pago de las tasas por ocupación del dominio público, que afectaban a los negocios con terraza-velador, y se devolverá la parte que corresponda a las ya abonadas.

Deja un comentario