Compartir

La confesión de alcalde tuvo lugar este miércoles poco antes de concluir el debate sobre el estado de la ciudad, en el que los 10 concejales socialistas apoyaron una propuesta de resolución presentada por el Partido Popular que reclamaba «garantizar la prestación y la calidad de los servicios públicos de Leganés ante el evidente deterioro que sufren como consecuencia de la errática gestión de Santiago Llorente». 

«Alabo el ejercicio de sinceridad del PSOE por reconocer que sus políticas han provocado que la ciudad esté hecha un desastre. Pero si los ediles socialistas saben que no están capacitados para estar al frente de una ciudad como Leganés, lo mejor es que dejen paso a aquellos que tenemos la ilusión y la ganas de trabajar por nuestros vecinos», ha dicho el portavoz del PP, Miguel Ángel Recuenco. 

Deja un comentario