Compartir

ULEG denuncia que el alcalde socialista de Leganés, Santiago Llorente «sigue siendo fiel a su hoja de ruta e ideario ultraliberal. Ahora la intención del primer edil es la de “demoler” el ayuntamiento y, como pésimo gestor que es, acabar con el empleo público y reducir el número de trabajadores de la plantilla municipal».

En la Comisión de Contratación del pasado viernes el gobierno informó del contrato que pretende sacar para que los auxiliares de control (conserjes) de la mayor parte de los centros de mayores, de la biblioteca Julio Caro Baroja en el CC. José Saramago, del teatro Egaleo y de otros centros aún sin definir, sean trabajadores de una contrata, en lugar de trabajadores municipales, durante los fines de semana y fiestas. Para el concejal de Unión por Leganés – ULEG, Carlos Aranzana: “otra nueva externalización, en este caso el primer paso para privatizar los auxiliares de control de las instalaciones municipales”.

Deja un comentario