Compartir

Agentes de la Policía Nacional de Móstoles han desmantelado un “punto negro” de venta y consumo de hachís y marihuana que se encontraba en las inmediaciones de un colegio de educación infantil y primaria.

La investigación comenzó gracias a la colaboración ciudadana. Los vecinos de la zona alertaron a la policía del inhabitual trasiego de personas hacia un local del barrio; además se detenían en calles aledañas para consumir la droga. Los vecinos más próximos al local informaron a la Policía Nacional del fuerte olor a hachís y marihuana procedente del mismo. En las indagaciones sobre los datos facilitados los mismos investigadores comprobaron que el olor llegaba hasta el patio de un colegio próximo.

Las vigilancias y la identificación de personas con estética o perfil de consumidor, después de varios días, hicieron posible determinar fehacientemente el tráfico de estupefacientes. Los Policías Nacional comprobaron que los consumidores que accedían al interior del local, tras permanecer escasos minutos, lo abandonaban portando bolsitas de plástico similares, conteniendo hachís o marihuana.

En el registro del interior del local, los investigadores localizaron: 4.500 gramos de marihuana, 280 gramos de hachís, 2 básculas de precisión, una pistola simulada, 100 euros en efectivo y diversa documentación de clientes y registros de contabilidad.

Deja un comentario