Compartir

La I Lanzadera de Empleo de Valdemoro comenzó a funcionar en junio para ayudar a una veintena de personas desempleadas (15 mujeres y 5 hombres de diferentes edades, entre los 20 y los 55 años; de varios niveles formativos y trayectorias laborales) a entrenar una nueva búsqueda de trabajo en equipo, con nuevas herramientas y procedimientos, acordes al mercado laboral actual.

La técnico que gestiona y coordina la lanzadera, Idoya Aguilar, ha explicado que durante estas primeras semanas el equipo ha realizado dinámicas de autoconocimiento e inteligencia emocional para perfilar su objetivo profesional y establecer un plan de acción detallado; además de talleres para aprender nuevas técnicas de comunicación,  mejora de currículum o simulación de entrevistas.

 

Trabajan por proyectos

Para dar muestra de su proactividad, varios integrantes de la lanzadera han intervenido para contar cómo se han distribuido las funciones  y han creado tres proyectos (Recursos Humanos; Comunicación; Intermediaciones y Eventos)  para hacer que su búsqueda de trabajo sea organizada, más profesional y eficaz. De esta manera, mientras unos organizan una base de datos con sus perfiles profesionales, otros buscan ofertas de trabajo, otros alimentan su web y perfiles en redes para lograr mayor visibilidad y posicionamiento.

“Con este esquema de cultura colaborativa van a seguir trabajando durante los próximos cuatro meses, realizando simulacros de entrevistas, organizando visitas a empresas para darse a conocer  o acudiendo a foros especiales. Será un entrenamiento que les permitirá estar mejor preparados, reforzar sus habilidades y contar con nuevas oportunidades”, ha indicado Soraya de las Sías.

 

Primeras inserciones en un mes

Fruto de estas actividades, del esfuerzo individual y colectivo, hay siete participantes que ya han encontrado trabajo en diferentes sectores: servicios, sanidad, logística o administración, entre otros.  Hemos pasado juntos un mes muy positivo. Su motivación y generosidad hacen que la cohesión grupal haya ido tan rápida y eficaz. Además, la diferencia de edad está resultando una ventaja, pues fomenta la cultura colaborativa y enriquece los diferentes puntos de vista. Tienen  talento, valor que aportar y disfrutan con el reto, con una actitud abierta para re-descubrirse, conocerse mejor y aprender nuevas herramientas, que mejoren su empleabilidad”, ha agregado Idoya Aguilar.

Deja un comentario