Compartir

Comedia rota del que quiere arañar a la luna y se araña su corazón”. Así define el propio Lorca su primera obra teatral que se estrena el próximo sábado, 8 de julio, en el teatro Arlequín de Madrid: El maleficio de la mariposa.

MaleficioEl director Carlos Manzanares Moure vuelve a poner su sello de “fantasía gótica” en esta versión (como ya hiciera con “Sueño de una noche de verano” que también se representa por segunda temporada en el Teatro Arlequín) y la lleva a escena con su compañía Trece Gatos, convirtiendo el texto de Lorca en un precioso cuento musical para toda la familia, cargado de poesía, humor y emoción a flor de piel.

“Era para nosotros todo un reto poner esta obra en pie, sabiendo que fue un fracaso en su estreno. Teníamos que hacer algo diferente, con mucha plasticidad. Apostar por la belleza de sus versos y explotar su comicidad para acercarla a todo tipo de público.” explica Manzanares. “La música, tal como yo lo veía, era la mejor manera para expresar y ensalzar todas las emociones que provoca la obra. De la risa al llanto”.

Así es como nace este cuento musical, con unas preciosas canciones compuestas e interpretadas también en escena por su director, acompañado tan sólo por una guitarra española con sabor lorquiano y algún curioso instrumento con el que se recrea la magia.

“El texto tiene muchas lecturas. Lorca utiliza a unos bichitos entrañables para hablar del amor y la muerte. Nosotros hemos explotado ese aire infantil sin perder de vista que en realidad esconde un profundo drama y jugando con esta dualidad”, señala Manzanares. Por eso en esta ocasión la estética tenebrosa propia de otros de sus montajes “a lo Tim Burton”, cohabita en armonía con el cuento “al estilo Disney” al que tienden las canciones interpretadas por los bichitos y la propia poesía de Lorca.

“La estética de la obra sirve para adentrarte en ese mundo mágico donde todo es posible. Donde la belleza traspasa los cánones establecidos y una cucaracha puede parecer igual de bonita y amigable que una mariposa y donde unos insectos popularmente reconocidos como repugnantes, te pueden arañar el corazón”

Con la programación de este espectáculo, apto para todos los públicos, el teatro Arlequín devuelve a la escena madrileña este texto olvidado tras su estreno en 1919. 

La adaptación de Manzanares llega a la Gran Vía después de mantenerse durante más de cinco meses en cartel en la Sala del Mariano en Madrid, donde ha cosechado un éxito absoluto de crítica y público.

Deja un comentario