Compartir

El 40% de los españoles se siente más cansado con el aumento de las horas de luz que acompaña a la primavera, según una encuesta de la  Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) a 1.800 personas. Este trastorno, conocido como astenia primaveral, se acompaña también de falta de apetito, atención y concentración, y dificultad para conciliar el sueño, entre otros síntomas. Para combatirlo, la SEDCA señala la conveniencia de mantener una alimentación rica y variada y practicar ejercicio de forma regular. En la encuesta se revela que el 7% de la población toma de manera adicional preparados farmacéuticos de jalea real para tener más energía y menos cansancio.

La astenia primaveral se define como un trastorno adaptativo que se sufre al pasar del invierno a la primavera, caracterizado por un cansancio psíquico y físico. “Suele durar entorno a unas dos o tres semanas y, en algunos casos resulta molesto por lo que muchas personas consultan por ello en esta época del año”, comenta el doctor Juan Carlos Ocaña, profesor de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad de Alcalá y miembro del Grupo de Trabajo de Fitoterapia de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN). Los síntomas que manifiestan estas personas son además alteraciones en el apetito, déficit de atención y disminución de la concentración. “Todo esto se debe a una alteración de los ritmos circadianos debida a un aumento de las horas solares y al cambio horario que coincide con la llegada de la nueva estación”, indica.

Según los resultados de la encuesta realizada por la SEDCA, más de la mitad se levanta cansado cuando se alargan los días y a casi la mitad les cuesta conciliar el sueño cuando aumentan las horas de luz. “Los ritmos circadianos que regulan el sueño y la vigilia se alteran pues, si en invierno empezamos a desconectar cuando anochece a las ocho de la tarde, a partir de ahora se retrasa esa desconexión una o dos horas y se pierden horas de sueño hasta que nuestro organismo se adapte”, explica el doctor Ocaña.

Deja un comentario