Compartir
  La Comunidad de Madrid es la Autonomía donde más se lee del territorio español. Según el barómetro de hábitos de lectura y compra de 2017, realizado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) con la colaboración del Ministerio de Cultura, el 71,4% de los madrileños lee en su tiempo libre. Son seis puntos más que la segunda Comunidad de la lista, Navarra (65,1%), y más de once que la media del país (59,7%).

Nuevas formas de lectura

  Esta es la primera vez que se realiza un estudio similar desde 2012 y, aunque la mayor parte del informe se centra en el libro (papel o digital) leído fuera del ámbito escolar o laboral, también se ha tenido en cuenta otros soportes como las revistas, periódicos, cómics, webs, foros, blogs o redes sociales.
  Según los datos del exhaustivo barómetro, que pretende calibrar la salud lectora de la sociedad, la evolución del hábito de lectura es creciente en casi toda España desde la anterior muestra. En concreto, en Madrid el número de lectores se ha incrementado un 1,7%.

La lectura en el mundo

  A pesar de ello, España aún está lejos de los hábitos de lectura de otros países del mundo. Comprobando estudios a nivel global, si, por ejemplo, se atiende al tiempo empleado en leer, los indios dedican más de diez horas semanales y los tailandeses más de nueve, mientras que los españoles apenas llegan a las seis horas, lo que es incluso menos que la media global (6,5).
  Con la intención de acercar la Comunidad de Madrid a las regiones europeas líderes en lectores, nació el Plan de Fomento de la Lectura, cuyo objetivo final pasa por “conseguir que la sociedad madrileña se instale en una ‘cultura de la lectura’, en la que el acceso a la letra impresa se convierta en una necesidad más, pero no cualquiera, dentro de la sociedad actual y a lo largo de toda su vida”.
Para lograrlo, el plan potencia herramientas como la Telebiblioteca, un servicio de préstamo a domicilio para personas mayores de setenta años o con una discapacidad igual o superior al 33%, o el Bibliometro, con doce módulos de lectura pública instalados en algunas estaciones del Metro. Cada uno de esos puntos integrados en la red contienen mil trescientos títulos disponibles para los viajeros del suburbano.

Bibliotecas que rozan el sobresaliente

  En la Comunidad de Madrid existen hoy más de doscientas bibliotecas de acceso público, así como una red de bibliotecas escolares, que desde su creación, en 2006, ha visto aumentado su número de las veinte iniciales a las más de ochenta actuales.
  Dichos espacios de lectura, así como las posibilidades que ofrecen, son de calidad a ojos de los ciudadanos de la Comunidad, pues otorgan una nota de 8,5 a sus bibliotecas públicas, una valoración que era de 7,9 en el anterior muestreo, de 2012.

El libro como negocio

  Otro apartado en el que Madrid ocupa la zona noble de las tablas es en la adquisición de lectura por placer. Cada madrileño compra una media de once libros no de texto al año, un dato solo superado por los navarros (12,1), pero por encima de la media de todos los españoles (8,6).
  Según los últimos datos aportados por el Observatorio de la Librería, detrás del cual se encuentra la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros CEGAL, correspondientes al año 2016, en la Comunidad de Madrid existen 588 librerías representadas en 667 locales, lo que supone unas nueve por cada cien mil habitantes.

Deja un comentario