Compartir

La reducción del IBI, la congelación de impuestos, tasas y precios públicos y la puesta en marcha de nuevas infraestructuras marcan la hoja de ruta de los presupuestos municipales para el próximo año, manteniendo siempre el equilibrio presupuestario y el endeudamiento cero. Así, el Ayuntamiento de Pozuelo contará para 2020 con un presupuesto de 108.730.000 euros y cuyo proyecto se presentó ayer en la Comisión de Hacienda, tras ser aprobado hace unos días por la Junta de Gobierno Local.

Este proyecto que, además, incluye la mejora de los servicios municipales con un incremento de más de cuatro millones de euros en la prestación de servicios, se presentará en el próximo Pleno Municipal Extraordinario que se celebrará el 27 de noviembre para su aprobación definitiva.

Las nuevas cuentas recogen inversiones que superan los ocho millones de euros y en este apartado se incluyen importantes obras e infraestructuras que mejorarán la ciudad. Así, las inversiones en urbanizaciones, la mejora de los parques y jardines mediante un acuerdo marco, nuevas vías ciclistas e itinerarios peatonales, la modernización de instalaciones deportivas, culturales y educativas, así como la nueva pasarela sobre la M-503, forman parte de este paquete de inversiones.

Menos impuestos

El presupuesto para el año 2020 registra la mayor bajada de impuestos en los últimos años. De hecho, para 2020, el IBI se reducirá en un 5% para todas las viviendas de la ciudad, lo que supone un ahorro para los vecinos de 1.340.000 euros. Además, las familias numerosas verán aumentadas sus bonificaciones, que se traducirá en un ahorro de más de 215.000 euros. Esta reducción de impuestos se ampliará hasta llegar en 2023 al mínimo legal establecido para el IBI, con una bajada acumulada del 20%.

Nuevos programas y servicios de apoyo a las personas

Las cuentas del próximo año también incluyen nuevos servicios para los vecinos como son el programa “Pozuelo municipio por la vida”, de apoyo a las familias y a la mujer embarazada; el servicio de inclusión socio-laboral para personas en situación de riesgo; la elaboración del III Plan de adicciones o el incremento de las actividades de ocio para las personas mayores, entre otros.

Deja un comentario