Compartir

El Partido Popular se fractura tras la decisión del alcalde de dejar sin competencias a dos de sus concejales por pérdida de confianza.

Aunque el problema nace muchos meses atrás, el domingo 12 de marzo quedó evidenciada la crisis que existe en el Partido Popular de Parla entre las “familias”del pueblo y el alcalde.

Luis Martínez, alcalde de Parla, llegó a la ciudad desde Génova con la imposición en su lista electoral de llevar a varias personas de la ciudad.

En noviembre se hizo la primera remodelación en la estructura del Gobierno local, aunque sin mucha trascendencia. Entonces ya existía un problema en el seno del partido a nivel local. Las discrepancias personales y algunos intereses urbanísticos han generado un “conflicto de intereses” entre el alcalde y dos de sus concejales.El pasado domingo 12 de marzo, el partido a nivel local dejó fuera al alcalde y a sus concejales afines de la lista para asistir al evento del partido en Madrid donde se escogía entre Cristina Cifuentes o Luis Asúa. Esto ha provocado una “pérdida de confianza no solo del alcalde, sino del resto de ediles” según afirman fuentes cercanas al regidor.

Una fractura motivada más por intereses personales que políticos

Aunque se intentó llegar a un consenso, el control del organismo a nivel local lo tienen “las familias de toda la vida”, las mismas que decidieron dejar fuera al alcalde.

Ante esta situación Luis Martínez ha tomado la decisión de dejar sin competencias a dos de sus concejales, Juan Marcos Manrique y Elena Taboada, y con ellos a sus dos cargos de confianza.

Esta decisión complica aún más si cabe la situación del Gobierno de Martínez, que, además de estar en minoría, deberá asumir más competencias. En principio, y según indican fuentes consistoriales, estas serán asumidas por José Manuel Zarzoso y Javier Molina.

Aunque no es oficial, el alcalde habría recibido el apoyo del PP desde Génova, tanto a su figura, como a la labor que está realizando en el Ayuntamiento.

¡Y en la oposición!

Por si fuese poco, el que era el principal grupo de la oposición, según su portavoz Beatriz Arceredillo, acaba de perder a dos de sus concejales por discrepancias políticas y de gestión de la portavoz.

El mes de marzo comenzaba con la noticia de que dos concejales de MOVER Parla, Justo Ramírez y Carmen Pumar, dejaban este movimiento vecinal por discrepancias con el resto del grupo.

Iceberg madrid

Según estos dos concejales, el partido que dirige la ex alcaldesa de Parla había perdido la esencia con la que se creó.

No obstante, ambos concejales no tienen pensado dejar el acta, pues quieren demostrar a los vecinos que “las cosas se pueden hacer mejor”.

«El resto del grupo fue el primero en enterarse«, ha declarado Pumar, explicando que ayer, tras registrar la solicitud, ambos concejales fueron a la sede a contarlo «de viva voz«, situación que «no fue agradable» y por la que entiende «el enfado» del resto de sus ex compañeros.

Por su parte, Arceredillo asegura no entender las explicaciones de estos concejales y “no tener constancia de ninguna diferencia”.

Todo apunta a que Cambiemos Parla, el otro partido que estaba igualado a número de concejales (6) con MOVER Parla, asumirá el liderazgo en la oposición, según nos ha con-
firmado su propia portavoz, Ana Ferreira.

1 Comentario

Deja un comentario