Compartir

Se está produciendo una merma en los recursos municipales por la falta de ingresos derivada del Covid-19

La situación económica y financiera que viene arrastrando el Ayuntamiento de Navalcarnero como consecuencia de la gestión de anteriores Gobiernos, se viene agravando en sus diferentes ámbitos por la actual crisis sanitaria. Esto ha propiciado que el Ayuntamiento haya requerido medidas urgentes al Ministerio de Hacienda, Federación de Municipios y Provincias, o a la Dirección General de Administración Local de la Comunidad de Madrid, con el objetivo de que se dote de liquidez a la Tesorería del Ayuntamiento. De no ser así, a corto plazo podría quedar comprometida la prestación de los servicios públicos esenciales que por Ley debe prestar el Ayuntamiento.

Estas medidas se han solicitado de forma urgente para dotar de liquidez a este Ayuntamiento al objeto de atender las obligaciones derivadas de las necesidades de los ciudadanos más vulnerables de este municipio. El Ayuntamiento ya había solicitado con anterioridad liberar la tensión de Tesorería para dotar a la misma de liquidez y reducir el período medio de pago a proveedores.

SITUACIÓN ECONÓMICA DELICADA

Pese a que la estabilización de la balanza de ingresos y gastos, ordenación de la deuda y el cierre de todos los ejercicios de la pasada legislatura con superávit presupuestario podrían dar una sensación de normalidad, lo cierto es que la situación económica del Ayuntamiento sigue siendo especialmente delicada, con una de las mayores deudas por habitante en los municipios de más de 25.000 habitantes, y problemas de tesorería que se están agravando por la actual crisis sanitaria.

Esta crítica situación de endeudamiento hace que cualquier operación de Tesorería deba fijarse con unas condiciones que respeten el principio de prudencia financiera, con un tipo de interés del 0,291%, fijado por la Secretaría General del Tesoro y Política Financieras.

MERMA DE RECURSOS MUNICIPALES

La crisis sanitaria ocasionada por el covid-19 ha traído una significativa merma de los recursos municipales para que el Ayuntamiento pueda ejercer sus competencias, aumentando el desfase en la tesorería municipal y agravando la falta de liquidez a corto plazo. Entre esas mermas, podemos destacar la reducción de ingresos por el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, la demora mínima de tres meses de los ingresos que debe hacer la Comunidad de Madrid al Ayuntamiento por los diferentes convenios, el no ingreso en plazo de las obligaciones tributarias por la merma de ingresos en empresas y familias, o la paralización de las solicitudes de licencias urbanísticas, con la consiguiente reducción de ingresos por el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras, entre otras mermas.

Deja un comentario